Fotografía: Vicugo

Cena de las 14 Estrellas Michelin en Zaldiaran. René Redzepi: «Somos gastronautas que exploramos la madre naturaleza»

05/04/2011

El chef Rene Redzepi capitaneó a un grupo de selectos cocineros: Joan Roca, Martín Berasategui, Pedro Subijana, Quique Dacosta y Patxi Eceiza, que ofrecieron la llamada Cena de las 14 estrellas

El danés René Redzepi, considerado el mejor restaurador del mundo del momento, ha explicado hoy en Vitoria que los cocineros son un poco "gastronautas" que exploran "la madre naturaleza".

Redzepi "capitanea" hoy un grupo de selectos cocineros, como Joan Roca, Martín Berasategui, Pedro Subijana, Quique Dacosta y Patxi Eceiza, que ofrecen en la capital alavesa la llamada "Cena de las 14 estrellas", las distinciones Michelín que suman las casas de estos maestros de la cocina.

El creador del restaurante Noma, de Copenhague, ha presentado en el Congreso Nacional de Cocina de Autor algunos de los platos que va a ofrecer esta noche en la cena de gala y luego ha comparecido ante los medios de comunicación junto con el director del Congreso, Gonzalo Antón.
Antón ha explicado que la cocina del joven chef danés es como él: "Natural y excelente".
Redzepi (Copenhague, 1977) se ha referido a su calificación como mejor cocinero del mundo o a que es uno de los primeros grandes creadores del tercer milenio y lo ha relativizado.
"Lo acepto como una decisión democrática, pero hay que imaginarse si ahora se vota cuál es el mejor color del mundo", ha señalado.
Este restaurador fundamentalmente natural y local ha insistido en que es "subjetivo" que le consideren el mejor y ha rechazado que se le etiquete como "ultranacionalista" en la gastronomía, por el uso de productos escandinavos en exclusiva, ya que le "suena extremista".
"Nosotros plantamos semillas, vamos a seguir plantando semillas y seguir experimentando y eso tiene poco que ver con el nacionalismo", ha dicho Redzepi, quien ha hecho un alegato en favor de la mirada a "otras culturas para encontrar la inspiración".
Con las "mentes abiertas", se ha definido como un "explorador del mundo", un "gastronauta" que explora la "madre naturaleza" y que incluso se replantea el propio "acto de comer, lo que significa".
Redzepi ha añadido que se reconoce como "bastante apolítico" y que, por ello, no le gusta decir lo que está bien o lo que está mal, los productos que son mejores o peores, o la manera que es mejor o peor de tratarlos.
"Sé lo que me gusta hacer a mí pero no me gusta decir a los demás lo que tienen que hacer", ha añadido el danés, quien ha asegurado que le gustaría que los comensales que visitan su antiguo hangar portuario se vayan con la conclusión de que "si estos han tenido éxito y lo han podido hacer, es que se puede hacer en cualquier sitio del mundo".
Ha explicado que para conseguir este éxito hacen falta "buenas dosis de compromiso y de dedicación y una pequeña dosis de talento" y ha negado que su cocina sea "la verdad absoluta de la gastronomía de la región".
"Nosotros lo que hacemos es inventar algo, experimentar y, con un poco de suerte, dentro de unos años otro cocinero danés llegará a nuevas cimas con bastante más claridad de lo que hacemos nosotros", ha sentenciado.
Redzepi ha reconocido que su restaurante se ha recuperado de la crisis de los años 2008 y 2009, fundamentalmente, por que, ha dicho, entrar en la lista de las mejores 50 cocinas del mundo hace tener "tantos comensales como quieras".
Ha recordado que unas horas después de hacerse pública esa inclusión entre los "elegidos", su página web tuvo 280.000 visitas de internautas de más de 80 países y que en un año han registrado más de un millón de solicitudes de reserva de mesa, para un restaurante que sólo tiene doce para las comidas y otras tantas para las cenas

                                                                                                                                                     Efe