BVRBIDAS

23/04/2016

En la villa termal de Mondariz, emana Bvrbidas, taberna gastronómica dirigida por Iván Méndez. El nombre viene de la época romana, así es como se conocía la zona (Mondariz-Balneario) en aquellos tiempos; significa agua en ebullición, ya que a unos 100 metros del local se pueden ver, en el margen del río Tea, como salen las burbujas del agua sulfurosa a la superficie. Están situados sobre la playa fluvial de Mondariz Balneario, con una capacidad de 28-30 comensales en el interior del local, que dispone de su propia chimenea, totalmente acristalado, con vistas al río y al pueblo, y una terraza sobre el arroyo para unas 60 personas.

No disponen de carta o menú al uso, si no que cada semana, o cada día, varían las propuestas, tanto de comida como de vinos. Elaboran una cocina gallega de mercado, trabajando con productores del pueblo, que les proveen verduras ecológicas y carnes de vaca gallega maduradas; los pescados y mariscos son de las lonjas de Vigo y Cangas, los vinos proceden de bodegas pequeñitas y productos de la marca Galicia Calidade.

El pan lo hornean diariamente, y tanto este, como la masa de la empanada se produce con el agua termal de la fuente de Troncoso, que se encuentra a 150 metros. La cocina está a la vista, y la barra, de madera de pino, que no se utiliza como tal, la usan para emplatar, show cookings y talleres. 

De momento el horario de apertura es de jueves a domingo, a partir del 15 de Mayo abrirán todos los días .

El local se ofrece en exclusiva para grupos de más de 10 personas, posibilitando cocinar con los de la casa facilitando un trato concomitante e íntimo. La vajilla se ha personalizado: botellas de agua de Mondariz fundidas, maderas de los bosques periféricos tratadas, etc.

Aspirando a ser únicos y diferentes, defienden, sobre todas las cosas, el protagonismo absoluto del producto, con Denominación e Indicación, autóctono, cercano, con un mismo acento aunque se pronuncie en diferentes idiomas. 

Fusionan cocina del territorio con japonesa, mexicana, peruana, siempre siendo conscientes de que se está en Galicia, usando muy buenas materias primas de la tierra y del mar. No disponen de congeladores, obligándose casi exclusivamente a trabajar con productos frescos, dando la posibilidad de que los clientes visiten a sus propios proveedores (huerta, pescado, cerveza artesanal, bodegas, etc...), recojan los productos, y los puedan elaborar, o degustar directamente en sus instalaciones.

Galicia mola. Galicia calidade.