‘COCINAS DE PUEBLO’ ENCUENTRO PARA DAR VISIBILIDAD A LA GASTRONOMÍA DE LOS ENTORNOS RURALES

10/09/2019

 

Daroca de Rioja acogió la I Edición del encuentro “Cocinas de Pueblo”  con la presencia de cocineros, artesanos y profesionales de la gastronomía rural

 

Fue una jornada de diálogo, reflexión y debate en torno a las cocinas que se llevan a cabo en pequeños pueblos de la geografía española

 

Daroca de Rioja, 10 de septiembre de 2019. Fueron muchas las personas que se acercaron hasta el pequeño pueblo Daroca de Rioja, donde, los hermanos Carlos e Ignacio Echapresto ejercían de anfitriones de la I Edición del encuentro ‘Cocinas de Pueblo’ en su restaurante, Venta Moncalvillo.

 

Daroca de Rioja es el pueblo más pequeño del mundo que alberga un restaurante con estrella Michelin, y esta pequeña aldea, se convirtió en el lugar de reunión de personalidades de diferentes ámbitos de la gastronomía, que se congregaron allí para dialogar sobre el impacto que tiene la cocina que se produce en los pueblos pequeños de la geografía española.

 

La jornada contó con las intervenciones de los cocineros Javier Olleros del restaurante Culler de Pau ubicado en O Grove (Pontevedra), Nacho Manzano del restaurante Casa Marcial ubicado en Arriondas (Asturias), Nacho Solana del restaurante Solana ubicado en Ampuero (Cantabria), Elena Lucas del restaurante La Lobita ubicado en Navaleno (Soria) y Luis Alberto Lera del restaurante Lera ubicado en Castroverde de Campos (Zamora). Todos ellos regentan negocios ubicados en pequeños pueblos y compartieron con todos los asistentes los inconvenientes que se han ido encontrando a lo largo de su recorrido en el desarrollo de su actividad, pero también el valor añadido que sus proyectos tienen al encontrarse en localidades rurales.

 

Así mismo, artesanos cuyas actividades se desarrollan también en el marco de zonas rurales y relacionadas con la gastronomía, compartieron con nosotros sus experiencias al decidir emprender con proyectos localizados también en pequeños pueblos. Leire Arano de la Fundación Valle Salado de Añana con sede en el pueblo alavés de Añana, el agricultor José Ángel Abad del proyecto La Tahúlla BIO localizado en Alfaro, el apicultor Álvaro Garrido de Campomiel ubicado en la localidad de Ventosa, el viticultor Miguel Martínez de Bodegas Ojuel con sede en Sojuela y el alfarero Toño Naharro que tiene su taller Naharro en Navarrete nos trasladaron su visión en torno al tema central del evento.

 

De manera especial, hay que señalar que el encuentro generó gran expectación ya que la entrada era libre durante toda la jornada, con lo que fueron muchas las personas que se desplazaron hasta allí para disfrutar escuchando las vivencias de todos los protagonistas de este encuentro.

 

Al finalizar las ponencias y mesas redondas, todas las personas que se encontraban presentes allí fueron invitadas por los anfitriones, a disfrutar de una comida tipo ‘rancho’ cocinada por la familia Echapresto con ayuda de vecinos de Daroca de Rioja y que tuvo como escenario la preciosa ermita de San Lorenzo, curiosamente el patrón de los cocineros, situada en la parte alta del pueblo con vistas a toda la comarca de Moncalvillo. Como broche final a esta comida, el postre estuvo al cargo de los heladeros Angelines González y Fernando Sáenz, dueños de la heladería dellaSera y del Obrador Grate que dejaron el mejor sabor de boca posible a todos los allí congregados.

 

 

 

Por la noche, los hermanos Echapresto y el equipo de Venta Moncalvillo, ofrecieron para todos sus invitados, una cena en honor al cocinero Benjamín Urdiaín nacido en Ziordia (Navarra) y al sumiller Custodio Zamarra, nacido en Villatobas (Toledo), allí presentes y acompañados por su gran amigo y cocinero riojano, Lorenzo Cañas. Los hermanos Echapresto quisieron rendirles este homenaje por su trayectoria profesional, por considerarles un referente en cocina y sumillería y, también, por su relación con las cocinas de pueblo. Ambos recibierion el premio, muy emocionados y con la ovación de todos los asistentes que se deshicieron en aplausos hacia a estas dos figuras que son leyenda viva de la gastronomía española.

 

Acompañando y apoyando a Ignacio y Carlos en esta aventura han estado La Rioja Turismo y la Consejería de Agricultura de La Rioja y empresas familiares riojanas como Altanera, marca de productos de pura raza de cerdo ibérico, perteneciente al grupo Alejandro Miguel, de quién son embajadores; Bodegas Ramón Bilbao con quién colaboran de manera estrecha; Bodegas Corral fue el escenario de la cena de bienvenida de todos los asistentes el domingo 8 por la noche y todo salió a la perfección gracias a también al apoyo de otros colaboradores locales como Masi toldos y carpas, Logrobus autobuses, JPEG imagen y sonido y Escala reprografía.

 

La del día 9 fue sin duda, una jornada distendida en la que se generó diálogo, reflexión y debate, con un mismo objetivo, el de visibilizar las ‘Cocinas de Pueblo’ pero el trabajo duro comienza ahora que es el de dejar que germine esta semilla plantada y lograr que, trabajemos, todos, por impulsar el entorno rural y las actividades que en éste se realizan para que los pueblos pequeños de nuestra geografía se llenen de vida y sean escenario de proyectos que nos ayuden a seguir avanzando en esta materia.

 

Acerca de Carlos Echapresto

Nacido en Daroca de Rioja, Carlos, una de las mitades de Venta Moncalvillo, apostó junto a su hermano Ignacio, por hacer de su pequeño pueblo de nacimiento el lugar donde emprender su negocio hace más de 20 años y gracias a su constancia han conseguido hacer de su sencillo proyecto uno de los mejores restaurantes de La Rioja.  Es el hermano mayor, el sumiller, jefe de sala y el anfitrión de la casa. Impulsor del primer curso de sumilleres llevado a cabo en La Rioja, Carlos es uno de los referentes tanto de la atención en sala como en el servicio de vino del panorama nacional. En 2016 fue reconocido con el Premio Nacional de Gastronomía al mejor Sumiller. Carlos es un vehemente defensor de los vinos de La Rioja tanto en España como en el extranjero donde ejerce de embajador dando ponencias y catas a profesionales del mundo entero.

Acerca de Ignacio Echapresto

Ignacio es la otra mitad de Venta Moncalvillo. Nacido también en Daroca de Rioja, es el hermano pequeño, el cocinero autodidacta, inquieto, curioso y meticuloso, que codo a codo con su hermano Carlos han hecho de Venta Moncalvillo un lugar de referencia gastronómica en el panorama nacional. La cocina de Ignacio es una cocina de pueblo, de cercanía, de entorno, de sabor, siendo una de las fuentes principales de abastecimiento su propia huerta, que es cultivada por la familia Echapresto. Ignacio domina la cocina tradicional que combina a la perfección con algunas de las mejores técnicas de vanguardia porque nunca deja de aprender siendo asiduo de los congresos de gastronomía. Al igual que Carlos, Ignacio es emisario de su tierra, La Rioja, dando charlas y ponencias en encuentros españoles e internacionales donde cuenta las riquezas de su gastronomía y cultura.

Carlos e Ignacio, lideran Venta Moncalvillo, un proyecto que, con empeño y perseverancia, ha pasado de ser una discreta casa de comidas, a ser un restaurante de peregrinaje gastronómico de máximo nivel.